jueves, 24 de marzo de 2016

ADELANTO # 2 COMO EL CÓNDOR


¡Hola mis vengadores y miembros reales! Por mis redes sociales estuve anunciando un adelanto hace algunos días... Pues bien, aquí lo tienen: Mini adelanto de lo que muy pronto veremos en la segunda parte de esta trilogía... ¿Listos?




Abro los ojos y me encuentro en la cama de Nathaniel, pero él no está, así que me levanto y tomo una de sus camisas del closet para ir a verlo. No sé qué pasó hace algunas horas, estaba decidida a sacar a Nate de mi vida, pero está claro no sólo que es imposible, sino que ninguno de los dos lo desea. ¿Qué voy a hacer ahora?
Salgo a la sala de estar desde dónde veo a Nate en el balcón con una taza de lo que parece ser café, lleva puesto sus pantalones de pijama y no lleva camisa encima, por Dios, el frío que debe tener.
─¿Nate? ─llamo, él gira su cabeza para mirarme por encima de su hombro, no sé por qué pero esperaba una de sus radiantes sonrisas, pero esa mirada seria y cejo fruncido me dan otro tipo de impresión.
─¿Estás bien? ─pregunto. Él asiente bruscamente y vuelve a mirar hacia el horizonte.
Bien, no fue lo que esperaba tampoco, y temo que acaba de herir mi ego, así que antes de llorar como una idiota, me doy la vuelta para buscar mi bolsa y empiezo a sacar lo que necesito para cambiarme.
─¿Qué estás haciendo? ─me pregunta ya con su grave voz a mis espaldas.
─Me voy ─Entonces siento cómo me toma del brazo para hacerme girar hacia él.
─¿Otra vez? ─pregunta furioso.
─No quieres que esté aquí.
─¿Qué esperabas? ¿Qué hiciéramos el amor y ya todo estaría bien entre nosotros?
─¡Hey! ─digo empujándolo aunque no lo muevo ni un centímetro─. En primer lugar, no me tomes así; En segundo lugar, no vine aquí con la intención de tener sexo contigo…
De hacer el amor conmigo… ─dice corrigiéndome.
─Lo que sea ─contesto restándole importancia─. Vine aquí porque estaba preocupada por ti, pero si creíste que venía a pedirte una disculpa o a decirte que me arrepiento de haberte dejado, lo siento, no es así… De todas maneras ¿Qué importa? Tienes muy claro cómo domar las fieras como yo ¿No es así?
─Oye… ─comienza a decirme con una expresión más cálida, pero lo detengo.
─Tengo razones para hacer lo que hice y continuarlo haciendo ahora, Nate… No las entiendes, y no lo harás jamás… Pero confía en mí, si estuvieses en mi situación, también harías lo mismo.
Su expresión vuelve a ser seria y desafiante.
─Me tratas como un imbécil ¿Quién eres tú para decidir mi vida? Si la situación fuese al revés ¿Cómo te sentirías dejándome a mí elegir por ti?
Su pregunta me desconcierta, pero tiene razón, odio que la gente me diga qué hacer, que controle mi vida, qué hipócrita soy, yo hago exactamente lo mismo.
Suelto el aire contenido en mis pulmones frustrada, soy una idiota ¿Nathaniel podrá entender lo que me ocurre? ¿De verdad aceptaría lo que hago y quiero hacer?
─¿A qué le tienes miedo? Sólo dime… ─susurra─. Confía en mí.
Tres palabras, y mi mundo tiembla





3 comentarios:

  1. Ay,ay,ay,ay, esto se puso bueno...ya no podré resistir jajaja, pero ya falta menos y por leerte de nuevo esperare pacientemente. Gracias por el adelanto.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen adelanto . Quiero saber más de esta pareja.A ver si Tatiana , se decide a compartir su secreto con Nate.

    ResponderEliminar
  3. Espero que Tate le diga el secreto a Nate, ya lo merece el pobre hombre! Lo acabo de leer! muero por el segundo libro :3

    ResponderEliminar